Carta de una hija

Es nuestro interés poner en conocimiento de la ciudadanía, la situación por la que están siendo sometidos los presos políticos que han sido vinculados a los años ’70. En especial, la situación de los procesados que se encuentran detenidos en penales comunes con serios problemas de salud, siendo éstos oficiales y suboficiales de las FFAA y de las Fuerzas de Seguridad. En su mayoría, se tratan de personas mayores de 70 años, con enfermedades crónicas o con aquellas devenidas por la edad o por las extremas situaciones de humillación y stress a las cuales son sometidos.

Cualquier persona mayor de 70 años, en nuestra legislación, obtiene el beneficio de la prisión domiciliaria, sin embargo, en el caso de los presos políticos este recurso se obtiene casi como en una tómbola. Como ejemplo, vale el del múltiple asesino, el odontólogo platense José Barreda, quien asesinara a sangre fría a su esposa, hijas y suegra, él obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria. O la excarcelación de Paula Aballay, cuyas víctimas fueron a conciencia, ya sea de manera directa o indirecta.

 Los presos políticos detenidos en penales comunes, enfermos, no cuentan más que con el abandono de persona.

90 presos políticos, mayores de 70 años y enfermos, cuyas patologías se fueron agravando por la falta de atención médica, han fallecido en los penales comunes. A este dato, no podemos dejar de obviar, que dos esposas han fallecido (que se conozca): la esposa del General Juan Pablo Sáa, falleció de un infarto en ocasión en que su esposo fue detenido; la esposa del PCI José Arnoldo López, también falleció de un infarto, cuando visitaba en Navidad a su esposo en el penal de Bower.

Arbitraria y arteramente, los presos políticos militares y civiles presuntamente involucrados en la guerra contra la Subversión (declarada y decretada en 1975 por el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón y refrendado por los presidentes de ambas Cámaras del HCN, entre ellos el presidente de la Cámara de Diputados, Dr. Raúl Alfonsín; sin olvidar el discurso en 1974 del Gral Perón en ocasión del copamiento del Regimiento de Azul y posterior asesinato de su Jefe y esposa, el Cnl Camilo Gay, entre otras declaraciones) han sido despojados del recurso de prisión domiciliaria y atención hospitalaria, recurso que no se le niega ni aún al peor asesino, traficante o genocida de “remedios truchos”, etc., que si en la actualidad están negando alguno de estos beneficios como en casos de público conocimiento, es porque sencillamente sería demasiado.

Solo cabe pensar, que la intención judicial, en aras de Dios sabrá qué venganza o vendetta para utilizar un término mafioso que cabe en esta circunstancia, qué demostración de poder, es transformar estos largos procesos y “túneles del tiempo” a condenas encubiertas de Pena de Muerte. Esa de la que tanto se horrorizan y se mesan los cabellos cuando la sociedad clama por ella ante la increíble inseguridad que se padece. Es dable destacar que tampoco se cuentan con las garantías constitucionales, no los asisten juzgados de Garantías ni jueces o tribunales garantistas. Todo es por la espalda, como solo actúan los cobardes o aquellos que tienen algo que esconder, no se animan a clavar puñales de frente, solo atinan a clavar tachuelas por la espalda, teniendo a la víctima atada de pies y manos. Esto es perversión.

Hoy, deseamos que la sociedad que puso a estos “vengadores” en el poder piensen que son ellos, mañana nosotros, pasado los otros y luego todos: por portación de cara, por pensar, por hablar, por expresarse, por religión, por ideología. Hoy nos puede tocar a todos.

Los Derechos Humanos no son de izquierda, derecha o centro. Son derechos inherentes al hombre. En la actualidad solo pertenecen a unos pocos privilegiados. Todos lo vemos a diario.

Los Derechos Humanos son de Todos y para Todos. Tipificados en la Revolución Francesa, la Declaración de los Derechos del Hombre (Derechos Humanos) comenzaba de la siguiente manera: Igualdad, Fraternidad y Libertad.

Construyamos sobre estos principios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: