Horacio Verbitsky

Buenos Aires, Mayo 28 de 2010 – Diario Página 12

Como las mentiras reiteradas terminan convirtiéndose en verdades (Goebbels) y como sé que usted estuvo y está bien informado, puedo concluir que sus falsedades son voluntarias y tienen por objeto la desacreditación. Pero voy a contestar su libelo del domingo 23 de Mayo en Página 12. No he sido Juez “de la dictadura” salvo que usted entienda que los acuerdos que en dos oportunidades me dio el Senado de la Nación –en 1975 y 1984- y las designaciones de María Estela Martínez de Perón y Raúl Ricardo Alfonsín fueron en ejercicio de poderes dictatoriales.

Renuncié al cargo de Director Ejecutivo de la Agencia Gubernamental de Control cuando entendí que el objetivo que se me había encomendado –poner en funcionamiento dicho ente autárquico, con las reformas necesarias para transparentar y hacer eficientes los controles a cargo de la Ciudad- estaba cumplido. Lo hice con total libertad. Fue en marzo de 2009 y le agradecí al Ingeniero Macri su confianza y su apoyo en una gestión compleja, donde pude ver de cerca su trabajo de gobierno intenso, honesto y democrático. Le reiteré también mi compromiso con la tarea que estaba desarrollando, como lo hago hoy en día porque estoy seguro que su triunfo en 2011 será el comienzo de una etapa de progreso, libertad y bienestar en el País. El Coronel Jordana Testoni no tuvo nada que ver e incluso le confirmé su designación: fue “pié de carátula” en un proceso en el que a poco tiempo de iniciado fue desvinculado. Pero la carátula quedó. Usted bien sabe de esas cosas.

No contraté a ningún “represor” y sí lo hice con varios miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad que en todos los casos honraron sus designaciones con trabajo dedicado y honesto. Nunca he pedido “amnistía” para los militares presos sin proceso o con proceso y sin condena pues esos juicios son insanablemente nulos por atentar contra las garantías constitucionales y los derechos humanos más elementales, en oposición incluso al Tratado de Roma que impide su aplicación en forma retroactiva. Los miembros de la Corte Suprema que han firmado sus argumentos en contrario –Dres. Zaffaroni y Highton de Nolasco- han incurrido en prevaricato, aparte del “mamarracho jurídico” que en su momento denunció el Dr. Augusto César Belluscio. Nos han hecho retroceder 800 años en la defensa de los derechos humanos, desde la Carta Magna inglesa de 1215 que enunció la garantía de irretroactividad de la ley penal.

Finalmente, creo que es su deber publicar esta carta en Página 12 y así lo pido.  Usted ha matado, yo no; usted ha mentido, yo no, usted ha participado en actividades terroristas, yo no, yo tengo un historial democrático que tal vez usted no tenga, pero igualmente los dos podremos coincidir que se ha luchado con valentía por ambos bandos que podemos agradecer y honrar en muchos casos, con ideales y principios por ambas partes aunque no coincidamos con ellos. Hoy, 2010, es hora de debatir y conocer en libertad estos temas –sin actitudes fascistas- y darle a la República el ámbito de diálogo que tanto se precisa.

Federico A. Young,

L.E. 7763009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: