Todos los martes…

 

Todos los martes y el próximo también, frente al Palacio de Tribunales,  las esposas de los militares panfletean y juntan adhesiones.

 

Anuncios

One Response to Todos los martes…

  1. Rodolfo Hugo Corvalán dice:

    29 de mayo de 2016.

    Al Comisario (RE) Humberto Santiago Trotta:

    Así como lo hicimos en cartas al Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y al Jefe de Gabinete (con copia al Presidente de la Nación) manifestamos nuestra preocupación por el estado en que te encontrás, con la seguridad de tu inocencia.
    Te conocimos en 1968 y siempre nos diste un trato ameno, cordial. Siempre fuiste respetuoso de nuestra dignidad humana. El hecho de que nosotros estuviéramos cumpliendo el servicio militar como agentes-decreto (“coreanos”), no impidió que nos trataras con gran respeto. De ahí que naciera en nosotros una gran admiración hacia vos. En abril de 1969 terminamos nuestro servicio militar pero no la amistad entre nosotros que, en gran medida, te la debemos. Y vos te transformaste en nuestro AMIGO (con mayúsculas). Por esa razón nos duele lo que estás pasando.
    Sabemos que nunca te escondiste, que no trataste de huir de nada, que te mostraste públicamente en diferentes actos. No habremos seguido toda tu carrera policial, pero sí conocimos tu hombría de bien y que sos incapaz de hacer un mal a alguien. No conocemos la acusación ni quién la hizo. Queremos creer que se trata de un error.
    Si hubo o no obediencia debida no es tema de esta carta; aunque sí sabemos que concurrir a una delegación provincial era y es un deber legal, por lo tanto, debido. También supimos que en esa delegación -durante un gobierno constitucional- tenías dos jefes superiores (un comisario inspector y un comisario) que están fallecidos. Estuviste en 1975 y el gobierno militar empezó en marzo de 1976. O sea que cumplías órdenes de un gobierno constitucional; estabas dentro de la “legalidad” que caracteriza a un Estado de Derecho. Hubo un famoso decreto, pero creo que no es el caso, ya que tu función en la Delegación Tucumán, por lo que sabemos, era meramente administrativa o de protocolo.
    Escuchamos hablar del ESTATUTO DE ROMA y sobre la Convención sobre imprescriptibilidad de crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad del año 1968, pero que fue ratificada por la República Argentina en 1995 (Ley 24.584). ¿Podrá afectar derechos amparados por garantías constitucionales? (Art. 3 del anterior Código Civil y Art. 7 del actual Código Civil y Comercial de la Nación). Pero esto en el supuesto de que hubieras cometido un delito. Como no sabemos la imputación ni cuáles son las pruebas, pero sí te conocemos, creemos en tu inocencia.
    El mencionado Estatuto de Roma dice “cuando se cometa” y no “cometidos”, lo que nos lleva a pensar que se refiere al futuro (Art. 7). El mismo Estatuto hace referencia a los principios que deben regir el proceso penal (Art. 22): “no será responsable por una conducta anterior a la entrada en vigencia de este Estatuto”. El Art. 28 hace responsable al jefe militar por crímenes cometidos por fuerzas bajo su mando (no eras el jefe máximo de la delegación). El Art. 32 admite el error de hecho y de derecho; y para el caso de que hubieras cometido un delito, bien podría pensarse que lo hacías cumpliendo una orden emitida por el gobierno constitucional (Art. 33); se hace referencia a “obligado por ley a obedecer órdenes emitidas por el gobierno. El Art. 46 narra las faltas graves que puedan cometer los funcionarios a cargo del juzgamiento. Y el Art. 55 prohíbe que una persona (sospechosa de un delito de lesa humanidad) sea sometida a tratos o castigos crueles, inhumanos o degradantes. Y esto también estaría contemplado en la Convención contra las torturas y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, cuando en su Art. 1 dice: “…castigarla por un hecho que haya cometido, o se sospeche que ha cometido”. Hasta el momento rige la presunción de inocencia.
    Eugenio Raúl Zaffaroni afirma que “la prisión preventiva lesiona la presunción de inocencia y, por ende, es una pena anticipada a la sentencia” (Derecho Penal, Editorial Foiar, pág. 168). Y en una entrevista que se publicó en una revista de Derechos Humanos de Infojus, el mismo Zaffaroni, refiriéndose a lo ocurrido entre 1976 y 1983, dice que “al cabo de 30 años sabemos que se pierden testimonios, que se pierden pruebas. Aparecen muchísimas dificultades propias de juzgar un hecho que ya casi es histórico. Dificultades para construir una época, un momento…” (Año III, N° 6-B, pág. 523). No se trata de saber lo ocurrido y buscar medios para probarlos, sino de construir los hechos con las pruebas. Y Zaffaroni se refiere a 1976, y a vos te imputan algo de 1975, más antiguo todavía.
    Por otra parte, sabemos que, más allá de la culpabilidad o inocencia, tenés derecho a la detención domiciliaria (Art. 314 del CPPN y Art. 10 del CP). Es más, creemos fervientemente que tenés derecho a una libertad ambulatoria; quizás con prohibición de salida del país. Pero no dudamos de la domiciliaria.
    Además estás comprendido en aquellas personas mayores en situación de vulnerabilidad, en clara violación a la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores. Pero los que dicen defender los derechos humanos parecen violarlos.
    Fuiste operado de una grave enfermedad y tenés otros problemas de salud que requiere cuidados especiales. Y un Complejo Penitenciario no es el lugar más indicado para ello.
    Es lógico que en ese lugar estás bajo una situación de estrés que agrava tu situación general. Más que una enfermedad, el estrés es un estado de fatiga que se manifiesta a través de una serie de trastornos físicos y psicológicos. El estrés se relaciona con las respuestas fisiológicas y psicológicas de un individuo ante los estímulos y demandas de su entorno social. Hay enfermedades y trastornos físicos y psicológicos que pueden causar nuevas enfermedades y agravar las ya existentes.
    En el plano fisiológico, puede provocar trastornos cardiovasculares (hipertensión arterial, taquicardias o enfermedad coronaria); respiratorios (asma bronquial o hiperventilación); gastrointestinales (úlcera péptica, colitis ulcerosa y estreñimiento); dermatológicos (sudoración excesiva y dermatitis), musculares (tics, temblores, contracturas) y sexuales (impotencia, eyaculación precoz, coito doloroso y alteraciones del deseo). La adrenalina aumenta el ritmo cardiaco, la presión arterial y aumenta el suministro de energía, mientras que el cortisol favorece la producción de glucosa en la sangre, altera las respuestas del sistema inmune, digestivo, reproductor y los procesos de crecimiento. Por ello, la frecuente exposición al estrés genera daños físicos en el cuerpo, que merman la calidad de vida de las personas (www.saludenfamilia.es; http://www.salud180.com).
    Te queremos sano. ¿Quién se va a hacer responsable si te pasa algo malo?. ¿El Director del Complejo Penitenciario, el médico del penal, el Ministro de Justicia, el Presidente de la Nación?. Si tenés derecho a la libertad y no te la conceden y encima se ve afectada tu salud, habrá uno o más responsables. Y el hecho tendrá repercusión internacional.
    Nos es difícil llegar a ese lugar en el que te encontrás. Nos duele mucho lo que estás viviendo, aunque sabemos de tu gran fortaleza. Espiritualmente estamos con vos y te hacemos llegar un muy fuerte abrazo.
    La Promoción 70.
    Dr. Rodolfo Hugo Corvalán (DNI 5.538.845), Dr. Bernardo Nespral, Lic. Juan Carlos López Martí, Lic. Raúl Monge, Ing. Antonio Medic Skontra (EEUU), Dr. Gastón Laclau Ugarteche, Eduardo Daniel Hazán (Chile), Fernando Arbarello, Arq. Daniel Conno, Alberto Barissan, Adolfo Luis Morales, Edgardo C. García (EEUU), Ricardo Levi, Osvaldo Jorge Slimmens, Alberto Lioy, Jorge Alberto Luchia, Pedro Carlos Terreni, Salvador Patané, Miguel Tortorelli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: